Conociendo a Teresa

Enviado por anónimo

Introducción
Desde pequeño me hubiera gustado ser una niña, llevar faldas, uniformes, delantales, y todo eso. A lo largo de los años me he ido comprando faldas y complementos varios. Como soy soltero, vivo sólo y no me he ganado mal la vida, me he podido vestir sin problemas y practicar una especie de vida teórica dónde yo actuaba como una niña.

No sé hasta que punto estaban enterados mis padres, pero quién si lo sabía era una tía mía a quien se lo dije hace tiempo.

Hace algún tiempo murieron mis padres y yo quedé en una relativamente buena posición económica. Mi tía, que es soltera, me propuso que viviéramos juntos, que yo podría seguir vistiéndome, y que ella actuaria como una madre.

Circunstancias diversas me hicieron dejar el trabajo que hacía y así me pude dedicar al ciento por ciento a mi pasión. Mi tía Carmen - que es como se llama mi tía – me volvió a proponer el tema.

En fin, la cuestión es que yo me convertí en su niñita. Permanecía en casa vestida de nena, y siendo dominado cada vez más por mi tía, a quién yo obedecía feliz, pues tengo que reconocer que soy de carácter sumiso. Me llegó a dominar hasta el punto que se adueño de todos los aspectos de mi vida, entre ellos pasó a administrar mis bienes. Yo le confesaba mis tendencias sumisas, las páginas de internet sobre hombres afeminados que eran humillados por sus esposas madres, etc. (sissy se llaman en ingles). Obligados a vestirse de criadas y servir a sus amas.

Un día mi tía me dijo que lo que me convenía es que me casara, que no podía vivir sólo toda la vida, que ella se hacia mayor y yo necesitaba a una persona que me cuidara. Yo respondí que eso no era posible, que quién querría a un marica como yo. Me respondió que tenia a la persona que necesitaba. Habían estado hablando ya hacía mucho tiempo, que me conocía más de lo que me imaginaba, me había visto en fotografías vestido de niña; que conocía mis prácticas. Pero me advirtió que en realidad era una ama, que le gustaba dominar, y que la idea de afeminarme y humillarme la atraía muchísimo.

- En le fondo – me dijo – eso es lo que realmente quieres: ser afeminado y un tanto humillado. Pero necesitas alguien que te discipline. Por eso creo que es la persona más adecuada para ti. Ella también lo cree así, y yo me quedaré más tranquila viendo como se casa contigo y se convierte en tu ama, y tu en su obediente mariquita.

Sea porque era lo que realmente deseaba, y porque mi tía fue muy convincente, la cuestión es que yo me sometí e inicié un camino que ya no tendría marcha atrás.

Conociendo a mi ama

Y así llego el día en que conocí a mi ama.

Yo esperaba en la salita de estar, vestido tal como me había dicho mi tía: falda plisada de cuadros blancos, azules y rojos, con el delantero liso, y larga hasta por debajo de la rodilla; camisa blanca; calcetines largos azul marino; y una peluca de pelo rizado y largo hasta los hombros, adornada con un lacito rojo.

Estaba muy nervioso, pues no sabia demasiado que pasaría, que impresión causaría, si se reiría de mi, etc. Mi tía me había dicho que debía mostrarme muy sumiso, pero que no debía preocuparme. Era la mujer que ella había escogido para mi; una mujer severa, que me dominaría, y que me llevaría por el camino recto hacia mi feminización y sumisión.

Cuando entró me la quedé mirando; era una mujer que efectivamente tenia un aire de severidad; de mi estatura, cabello corto y negro, barbilla prominente y unos ojos que imponían respeto; en una palabra: una mujer dominante.

- Esta es Teresa, Alicia – dijo mi tía, - salúdala-

Después de unos momentos de duda me acerqué a darle la mano con una sonrisa tímida y forzada. Sin embargo, mi sorpresa fue mayúscula cuando me abofeteó en la mejilla, primero en una y antes de que me diera cuenta, en la otra.

- ¿No sabes saludar come es debido marica? - me dijo

Yo me quedé mudo de asombro sin saber que hacer. Mi tía me dijo:

- Alicia, una mariquita siempre saluda haciendo una reverencia, tal como lo has hecho muchas veces delante mío.

Las mejillas me hervían del par de bofetadas que me había propinado, y me sentía bastante confuso y completamente descolocado. Sin embargo obedeciendo a mi tía poniendo el pie derecho un poco detrás del otro, doblé las rodillas, cogí mi falda por los lados con los dedos indice y pulgar, y subiéndola un poco, hice la reverencia al tiempo que decía con voz débil

- Perdone señora Teresa por no haberla saludado correctamente, pero estaba confundido. No volverá a pasar.

- ¡Ni ésto ni muchas otras cosas! – dijo con severidad – tendrás que aprender muchas cosas: para empezar ¡debes tratarte a ti misma en femenino!-

- Si señora Teresa – respondí

- A partir de ahora, cuando te dirijas a mi continuarás tratándome de usted y dirás mami, pues en cierto modo actuaré como una madre para ti; una madre severa que te educará en la obediencia y en el respeto. ¿No querías ser feminizada?, ¡serás feminizada!. ¿No te gustaba ser humillada?, ¡serás humillada!. Pero esto no ya será un juego como hasta ahora; ya no será algo que podrás dejar cuando te canses y volver cuando quieras. Yo seré tu mami, y tu serás la mariquita Alicia las 24 horas al día, los 7 días a la semana y en tu cabecita solo debe existir una cosa: ¡OBEDECER!.

- Si mami - respondí con voz sumisa – seré una mariquita buena y obediente.

- Repite ahora lo que voy a decir: mi nombre es Alicia, y soy una linda niñita que sólo quiere estar bonita para gustar a los chicos; y repítelo con la voz mas afeminada que puedas.

Yo lo repetí, con el tono de voz más agudo del que fui capaz, mi auténtico deseo en esta vida (aunque preguntándome que querría ella decir con todo esto).

- No esta mal, pero este tono es algo que habrá que mejorar – dijo – recuerda que siempre debes utilizar este tono de voz.

- Si mami - respondí

- Cuando respondas acuérdate de hacer una pequeña reverencia flexionando un poco las rodillas; sólo un poco. La reverencia bien hecha se hace al saludar y al entrar o salir de una habitación ocupada; también deberás hacerla cuando te cruces con alguien en un pasillo u otro sitio, ¿entendido marica?

- Si mami – respondí yo haciendo una pequeña reverencia.

Y así fue el primer contacto que tuve con la que seria, más que mi esposa, mi ama; mi mami.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Volví a ir y la pase mejor
Relato enviado por Lobo
La última vez que fui fue hace 2 meses y como volví a Capital me contacté con mi traviesa (Pamela) de mi primera vez pero esta vez queria mas!!!! Asi que le pedí que llevara una amiga. Me tome mi tiempo y fui y las contrate por 2 horas (queria lujuria). Cuando llegué me estaban esperando las 2 con polleras cortas y top con las pancitas al aire (a cual de las 2 mas lindas).

Me agarraron entre las dos y me empezaron a besar el cuello, la boca hasta que Pamela me bajo el pantalon y el boxer y me empezó a chupar mi pija con tanto desenfreno que pensé que me la quería comer. Al rato se prendió Adabel y entre las dos me hicieron una felatio espectacular. Antes de que me hicieran acabar las puse en cuatro a Pamela y se la empecé a dar (es tremenda quiere pija hasta decir vasta!!!). Adabel mientras tanto me chupaba el culito y me enloquecía. Esto duró unos 10 minutos hasta que acabé en el culito de Pamela.

Adabel me empezó a puertar mi culito con su cabecita y le pedí que me la metiera toda, ahora quería sentir la pija de ella en el culo y la de Pamela en mi boca. Que placer!!! me acabaron casi al mismo tiempo, así que me salia semen por la cola y la boca (que disfrute).

Nos tiramos en la cama los tres y me fumé un puchito. Nos fuimos a bañar y ahi fue otra orgia, me comí las dos pijas de nuevo y les rompi el culito a las dos.

Que divino que fue. No veo la hora de volver a Capital para internarme con las 2.
La primera vez
Relato enviado por anonimo
Tengo 20 años ahora, soy una nena muy linda y leyendo los relatos me acorde de mi primera vez.
Desde pequeña me vestí con ropa de mi hermana dos años mayor, mi madre es viuda, desde entonces fuimos muy unidas.
a los 14 años un día viernes me quede sola en casa, mi madre volvería el sábado y hermana iría donde unas amigas a pasar una pijamada, así que me duche me hice aseo intimo, me alise el pelo por que lo tengo crespo natural, me maquille, y vestí muy sexy, comencé como siempre a masturbarme metiendo un consolador por mi anito, con mucho lubricante, pero quería mas esta vez quería una polla de verdad, aprovecharia que estaba sola.
No me atreví a llamar a algún conocido, por que después contarían mi secreto, me di valor y salí a la calle, muchos hombre me miraban al pasar y otros me llenaban de halagos, y encontré a un chico muy guapo fumando en una plaza, me acerco, le pido un cigarrillo y le busco conversación, hablamos un rato y le propuse que me llevara a un lugar mas privado y el acepto y nos fuimos detrás de unos matorrales cerca del lugar, nos besamos y acariciamos, el estaba muy caliente, hay le dije lo que era, para que no pensara mal, no le dio importancia solo pidió que se lo chupara, así lo hice y lo llene de saliva, un rato después, yo con mi culito ya dilatado por masturbarme con un consolador, solo me puse de pies baje mis pantys y mi calzón y tome su pene con mi manos, lo puse en mi hoyito y de solo una estocada lo clavo entero, su pene era mas pequeño que mi consolador así que no hubo dolor solo placer, lo mejor fue que acabara dentro de mi y sentir su leche caliente en mis entrañas, lo hice con un desconocido que se despidió con un beso y nunca mas vi, y yo volví a casa mas caliente y a masturbarme con mi consolador, me encanto mi primera vez, aun que quede con gusto a poco.
Primera vez con un travesti
Relato enviado por Dany
Una noche fuy invitado a cenar a casa de mi socio comimos y charlamos hasta pasada las doce de la noche .habia tomado varias copas de vino tinto q me encanta y viendo mi estado cada vez mas alegre decidi retirarme ya que no era muy lejos de mi casa pero por ese tiempo andaba en bicicleta .el vivia sobre una calla a una cuadra de la avenida asi que tome la av y recorri varias cuedras por ella .a esa hora no habia nadie en ella. a la distancia vi una figura realmente buena al acercarme vi un culo hermoso fundado en un pantalon blanco al acercarme me di cuenta que era un travesti muy lindo morocho 1,70 mas o menos tenia unas tetas barbaaras pase de largo al lado de ella lo que mas me mato fue ver su cara el solo saber que no era ni hombre ni mujer me exito tanto que me puse nevioso por que sabia que tenia que volver aera mas fuerte que yo mi exitacion. me acerque con verguenza y viendo que no alla nadie pare se alejo un poco y empeze a hablarle al rato me dijo si queria hacer algo acepte nervioso nunca lo habia pensado pero ahi estaba .estaba parada en la puerta de una parrilla ya cerrada me hizo entrar en ella entramos despacio no habia lugar para nada pero nos acomodamos me empezo a acariciar la pija y yo decididamente la bese por todo su cuello su boca estaba re exitado saco mi pija y la chupoafull pero yo empezea querer otra cosa le tocaba el orto y mismanos se fueron a su pija caliente y dura no dude me agache y se la empeze a mamar era raro ppero me enamore de las pijas esa noche baje mis pantalones y pedi que me la pusiera me tiro en el piso y la senti hermosa asi sin forrro me porteba en mi colita empuje hacia arriba mi cola hasta que entro toda QUE HERMOSO FUE ella estab nerviosa miraba si alguien venia yo solo queria que no me la sacara nunca de la cola me acabo en mi cola y me dijo que nos fueramos le dije que no que queria mas pero me dijo que ya terminaba su turno un remis la venia a buscar y se fue quede desnudo en el lugar con ganas de que hubiera alguien mas para cojerme . me fuy mal pero re contento por que descubri que el sexo es eso disfrutar y habia encontrado otra parte de mi para hacerlo hoy probe con mil travestis y empeze con hombres y lo disfruto a pleno no me siento gay me encantan las conchas y las pijas me siento completo en el sexo y lo seguire disfrutando...

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.